noviembre 15, 2019
células somáticas

Células Somáticas

El término “somático” proviene de la palabra griega soma, que significa “cuerpo”. Esto indica que casi todas las células que forman al cuerpo de un ser vivo son células somáticas, pero hay una importante excepción.

Existen células llamadas gametocitos que son esenciales en la evolución, pues permiten el origen de un nuevo ser.

Estas no son consideradas células somáticas, sino células sexuales.

El resto de las células, como aquellas que componen a las vísceras, piel, huesos, sangre y tejido conectivo, son células somáticas.

Una célula somática entonces se refiere a cualquier célula del cuerpo a excepción de los gametos, es decir, las células sexuales, que son el espermatozoide y el ovocito.

Diferencia en cromosomas

células somáticas

La diferencia principal a nivel genético entre las células somáticas y las sexuales radica en la cantidad de cromosomas que poseen.

Las células somáticas se caracterizan por ser diploides, lo que quiere decir que están constituidas por la carga genética completa, que en los seres humanos es de 46 cromosomas, representados por dos grupos de 23 cromosomas cada uno.

Por su parte, las células sexuales son haploides. Eso significa que presentan la mitad de la carga genética, con un solo grupo de 23 cromosomas.

Importancia de la carga cromosómica

Las células sexuales se encargan de fusionarse entre sí para formar a un nuevo ser vivo, que en un principio, está constituido por una sola célula.

Los humanos comenzamos siendo una estructura unicelular llamada cigoto, que mediante una serie de divisiones, se convierte en un organismo multicelular.

Por eso es que las células sexuales deben tener la mitad de la carga genética, pues al fusionarse dos células con la mitad de la carga genética (23 cromosomas), darán como resultado a una célula con la carga cromosómica completa (46 cromosomas), es decir, una célula somática (en este caso, el cigoto).

Consecuencias de alteraciones de las células somáticas

Las mutaciones en estas células pueden afectar a la persona, pero no son transmitidas a la descendencia.

Cumplen funciones de gran relevancia y contribuyen a mantener a cada organismo con vida, pero no contribuye en ningún aspecto factores que se heredan a generaciones próximas a través de la genética.

Entonces se puede decir que solo son relevantes para el organismo vivo y no tiene nada que ver con lo que sucede en la próxima generación de ese organismo.

Ejemplos de Células Somáticas

células somáticas

Un ejemplo de células somáticas son las neuronas.

Las neuronas son células nerviosas, y su función es la transmisión de señales desde el cuerpo al cerebro y viceversa.

Las características de las neuronas son únicas.

Tienen un área central larga llamada cuerpo celular, y a cada lado de éste se proyectan largas prolongaciones ramificadas que se encargan de recibir y enviar el mensaje.

Otro ejemplo de este tipo de células con propiedades únicas son las células de la piel, pues pueden regenerarse.

La cubierta más superficial de nuestra piel está formada mayormente por células muertas que constantemente se desprenden.

Las capas más profundas actúan como fábricas de células que siempre se encuentran remplazando a las células muertas.

Las células somáticas también incluyen a las células sanguíneas. No estaríamos vivos sin los servicios de transporte de oxígeno y dióxido de carbono, así como la protección y ataque ante amenazas, características propias de estas células.

En resumen…

El término de células somáticas hace referencia esencialmente a todas las células del cuerpo excepto a la línea germinal.

En este caso, la línea germinal  hace referencia a aquellas células formadas en los órganos sexuales que tienen como objetivo la reproducción y formación de un nuevo ser.

Esto quiere decir que toda célula que no sea ni el espermatozoide y el ovocito es considerada una célula somática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *