octubre 19, 2019

Las Células y sus tipos

Las células fueron descubiertas hace 500 años por Robert Hook, científico que observó por primera vez las células que había en los vegetales, notando que su tejido estaba conformado por celdas diminutas que le resultaban muy similares a las celdillas de un panal de abejas, por lo que las llamo células.

Ahora se sabe que las células son una unidad biológica, estructural y funcional que está presente en cualquier ser vivo, siendo el organismo más pequeño y capaz de realizar funciones relacionadas todos los procesos conocidos, desde la reproducción, la relación, la nutrición, la salud, etc.

Absolutamente todos los organismos conocidos están hechos por células, desde el tejido potro el que está compuesto hasta sus órganos internos. Tienes células en la piel, en el cabello, en tu corazón, pulmones, etc., en todos tus órganos.

En este artículo podrás aprender todo sobre las células, siendo la guía de información y contenido sobre este tema más grande y detallado que podrás encontrar disponible.

Células madre

celulas madre

Las células madre destacan por tener la capacidad de poder transformarse en distintos tipos de células en el organismo, sirviendo como un sistema de reparación o mantenimiento para nuestro organismo.

Se sabe que hay dos tipos de células madre: embrionarias y adultas. Estás células sirven para regenerar tejidos como piel, músculo, hueso, cartílago, etc., además de que también pueden ser utilizadas para tratar problemas inmunológicos o enfermedades del sistema sanguíneo.

Debido a las propiedades regenerativas que tienen las células madre, son utilizadas para tratar con problemas cerebrales, cardiacos, espinales y distintas enfermedades o lesiones. Hasta la fecha hay más de 100 enfermedades o problemas que pueden ser tratados con el uso de estas células.

Células epiteliales

Las células epiteliales son aquellas que cubren la superficie externa e interna e nuestro cuerpo, que está conformada por capas de estas células. Este tipo de células suelen estar ordenadas en hileras paralelas o en cilindro, aunque también pueden carecer de una orden.

Estas células tienen vellos conocidos como cilios, los cuales ayudan a la eliminación de las sustancias desconocidas para el organismo. En el caso de las células epiteliales que cubren nuestra nariz, boca, piel y el canal anal, derivan del ectodermo, que son las células que revisten nuestro sistema digestivo y respiratorio. Incluso la mucosidad de la vagina está compuesta por este tipo de células.

Células eucariotas

Las células eucariotas son todas aquellas que en su citoplasma tienen un núcleo celular bien definido, en el que se puede encontrar material genético como ARN y ADN. Esta es la característica principal que la diferencia de las células procariotas, que son más primitivas y que tienen el material genético (ADN y ARN) disperso por todo su citoplasma.

Se sabe que las células eucariotas tuvieron un papel muy importante en la evolución de los seres vivíos, ya que estas fueron las que hicieron posible que se pudiera tener una diversidad biológica mucho más grande, incluyendo la posibilidad de haber células especificas dentro de una organización pluricelular.

Es decir, gracias a estas células se originaron los animales, las plantas, los protistas y los hongos. A todos los seres vivíos que están conformados por estas células se les denomina eucariontes.

Células sanguíneas

celulass de la sangre

Las células sanguíneas están conformadas por tres grandes grupos: glóbulos rojos (eritrocitos), glóbulos blancos (leucocitos) y trombocitos. Cada uno de estos grupos cumple una función determinada en el organismo.

Glóbulos rojos (eritocitos)

Los glóbulos rojos tienen en su interior hemoglobina, una proteína que combina O2 con CO2 que es conocida como pigmento. Son de color rojo debido a que tienen átomo de hierro, aunque en algunos vertebrados hay pigmentos distintos. Su función principal es transportar O2 de los órganos respiratorios y el CO2 en sentido contrario.

Glóbulos blancos (leucocitos)

Los glóbulos blancos o leucocitos son las unidades de defensa del sistema. Existen de distintos tipos y en distintas proporciones, dependiendo del elemento patógeno al que se estén enfrentando.

Estas son algunas de las clases de leucocitos que están presentes en los mamíferos, sin entrar específicamente al campo inmunológico:

  • Neutrófilos
  • Eosinófilos
  • Basófilos
  • Monocitos
  • Linfocitos T citotóxicos
  • Células asesinas naturales (linfocitos grandes)

Trombocitos

Son células que están en la sangre de los vertebrados, a excepción de los mamíferos. Estas circulan por el sistema sanguíneo inactivos y sólo se activan cuando hay se produce una herida en un tejido próximo. Llegado ese momento se rompen en plaquetas e intervienen para que la sangre pueda coagular y cicatrizar.

Imágenes de células

Aquí te mostramos una colección de imágenes sobre células para que puedas tener una mejor comprensión de cómo son y cómo es su funcionamiento en los distintos organismos en los que están presentes.

celulas 4 celulas 3 celulas 2 celulas 1

Células procariotas y eucariotas

Células eucariotas

Las células eucariotas son aquellas que tienen un núcleo celular bien estructurado y delimitado dentro de una capa lipídica conocida como envoltura nuclear, la cual contiene material hereditario y es porosas, conteniendo información genética. 

Es decir, estás células tienen un núcleo verdadero gracias a la membrana nuclear.

Células procariotas

Las células procariotas son células que no tienen un núcleo celular bien estructurado o definido, por lo que el material genético que tienen está disperso por todo su citoplasma, en un área llamada nucleoide.

La palabra procariota hace referencia a los organismos que pertenecen al imperio Prokaryota.

Diferencias entre células eucariotas y procariotas

Para qué puedas tener más claras las diferencias que hay entre las células eucariotas y procariotas, ten en cuenta los siguientes puntos clave:

Células procariotas

  • Contienen un núcleo bien estructurado y su material genético (cromosomas) se encuentran dispersos en el citoplasma al no tener una membrana nuclear.
  • Estas células habitan en el tracto intestinal y producen simbiosis en los humanos, absorbiendo nutrientes y sintetizando la vitamina K en anticoagulante.
  • Pueden transformar sustancias inorgánicas sencillas como el H2O y CO2, fotones de luz solar y minerales en alimentos orgánicos (lípidos, carbohidratos y proteínas) por medio de la fotosíntesis.

Células eucariotas

  • Estas células tienen una membrana nuclear bien definida dentor del núcleo de los cromosomas, llevando en su interior información genética como ADN y ARN.
  • Las células eucariotas no viven de simbiosis con otros organismos, excepto en los líquenes.
  • Tienen plastidios de color verde conocidos como cloroplastos, los cuales permiten realizar la fotosintetisis.

Células somáticas

Las células somáticas son consideradas como células diferenciadas y conforman los órganos y el tejido de los seres vividos. Estas células son originadas por medio de las células madre embrionarias.

El hecho de que sean células diferenciadas significa que realizan funciones específicas distintas a todas las otras células que podemos encontrar en el organismo.

Cuando se está llevando a cabo la creación del feto las células madres embrionarias pasan por un proceso de separación celular en el que proliferan hasta llegar al punto en el que se desarrollan células que realizan funciones específicas que dependen del órgano o del tejido en el que se encuentren.

Células del cuerpo humano

Al hablar sobre las células del cuerpo humano lo primero que debes de tener en cuenta es que en nuestro organismo hay más de 37 billones de células. Quedando claro que hay una enorme diversificación entre ellas y en las funciones que realizan, cubriendo funciones que son necesarias para que podamos vivir, trabajando desde la respiración hasta la nutrición.

Hasta la fecha se tiene la estimación de que en nuestro organismo hay más de 200 tipos de células, algunas más conocidas y estudiadas que otras.

Intentaremos cubrir los principales tipos de células presentes en el tejido epitelial, tejido conjuntivo, tejido muscular y tejido nervioso.

Células del tejido epitelial

  • Células de la epidermis o queratinosas
  • Células pigmentadas
  • Células de Markel
  • Neumocitos
  • Enteroocitos
  • Células de la papila
  • Células endoteliales
  • Gametos

Células del tejido glandular

  • Células de las glándulas lagrimales
  • Células de las glándulas sudoríparas
  • Células de las glándulas salivales
  • Células calciformes
  • Hepatocitos
  • Células palietales

Células del tejido conjuntivo

  • Macrófagos
  • Fibroblastos
  • Limfocitos
  • Eosinofilos
  • Monocitos
  • Basofilos
  • Adipocitos
  • Mastocitos
  • Condroblastos
  • Condrocitos
  • Osteoblastos
  • Osteocitos
  • Hematíes
  • Tombocitos o plaquetas

Células del tejido muscular

  • Miocitos o células de fibras musculares

Células del tejido nervioso

  • Neuronas
  • Neuroglia
  • Bastones
  • Conos

Células de Schwann

Las células de Schwann se encuentran en el sistema nervioso periférico y trabajan en conjunto con las neuronas, por lo que desempeñan un papel muy importante en la conducción de los impulsos nerviosos.

Estas son las células que se encargan de recubrir los axones de una sustancia aislante que se encarga de que la transmisión de información se realice más rápidamente.

Son células gliales, las cuales están en el tejido nervioso y se encargan de realizar funciones de soporte a las neuronas, las cuales van desde su nutrición, sirven como sostén, como guía y como un control de las migraciones neuronales.

Células dendríticas

Las células dendríticas (DC) son un tipo de células muy características que están presentes en el sistema inmunológico de los mamíferos. Estas forman parte de la inmunidad innata, por lo que pueden fagocitar distintos patógenos, teniendo la función de procesar distintos tipos de materiales antigénicos al regresarlos a la superficie y llevarlo a células especializadas (linfocitos T) del sistema inmunológico.

De esta forma, las células dendríticas son consideras como células presentadoras de antígeno.  Estas células también están presentes en distintos tipos de vertebrados, aunque pueden presentar distintas características entre un grupo y otro. Este tipo de células suelen encontrarse en mamíferos, también han sido encontradas en tortugas o pollos.

Células gliales

Las células gliales, también conocidas como neuroglias, están presentes en el sistema nervioso y son parte del sistema de soporte neuronal, siendo esenciales para que el tejido del sistema nervioso funcione correctamente.

Estas se diferencian de las neuronas por no tener conductos nerviosos, dendritas o axones. Asimismo, este tipo de células son más pequeñas que las neuronas y su presencia en el sistema nervioso es hasta tres veces mayor.

Rudolf Virchow fue el científico que le dio su nombre a estas células, ya que consideraba que servían como una especie de adhesivo para las neuronas, sirviendo para unir el tejido nervioso. Esto se debe a que las células están presentes alrededor de las neuronas, sirviendo para dar soporte estructural y metabólico.

Maquetas de células

Si se te ha pedido un proyecto de realizar maquetas de células, en realidad tienes que saber que es muy sencillo, aunque esto puede depender del tipo de célula del que se te haya pedido la maqueta.

De cualquier forma, para que puedas tener una mejor idea de cómo puedes hacer este tipo de maquetas, aquí tienes un video en el que se te explica todo de forma muy simple:

https://www.youtube.com/watch?v=OtqVM9mJcp

 

Células cancerosas

celulas cancerosas

Hoy en día se sabe que las células cancerosas son producidas a partir de células normales, en las que se presenta una mutación en el ADN.

Normalmente las células en las que se ha presentado un cambio en su carga genética mueren o son eliminadas por los linfácitos, pero el problema está cuando estás células no son eliminadas y comienzan a reproducirse.

Las células cancerosas son diferentes, ya sea porque su forma cambia o porque tienen núcleos de tamaños diferentes (más grandes o más pequeños), además de que las células dejan de realizar la función que le correspondía a la célula normal antes de mutar. Uno de los problemas más grandes es que estas células suelen reproducirse muy rápidamente debido a que carecen de un mecanismo de control.

Al reproducirse rápidamente se amontonan y pueden presionar o bloquear otros órganos, además de que se consideran invasivas porque pueden extenderse a otros órganos o zonas del cuerpo.

Células de la sangre

Estas son las células que están presentes en la sangre:

  • Glóbulos rojos (eritrocitos): son las células que tienen una mayor presencia en la sangre y tienen la función principal de transportar oxigeno de los pulmones al resto de los tejidos. La hemoglobina es la proteína que está en su interior y que sirve para unir el oxígeno.
  • Glóbulos blancos (leucocitos): tienen un papel muy importante al ser el mecanismo de defensa del organismo, encargándose de los ataques de hongos, parásitos, bacterias y virus.
  • Trombocitos o plaquetas: estas células son fragmentos celulares que tienen una participación en la protección de la pared de los vasos sanguíneos, formando un “tapón” plaquetario para impedir el sangrado. Es decir, sirven para que la sangre coagule y comience la cicatrización.

Células de Langerhans

Las células de Langerhans son células que se encuentran en la epidermis y que tienen gránulos denominados “gránulos de Birbeck”. Generalmente dichas células se encuentran en los ganglios linfáticos, pero en algunas ocasiones, como en casos de histiocitosis se pueden encontrar en otros órganos.

Se sabe que estas células derivan de la médula ósea y que normalmente se encuentran en los epitelios escamosos. En la epidermis se encuentran en el nivel suprabasal, constituyendo entre el 3% y 4% de las células epidérmicas.

Este tipo de células fueron descubiertas en 1868 por Paul Langerhans. Primero fueron consideradas como parte del sistema nervioso, pero en estudios posteriores se les catalogo como macrófagos. Hoy en día se sabe que son la única célula epidérmica que tiene marcadores de superficie, los cuales son muy característicos en las células inmunocompetentes. 

Células epiteliales escamosas

Las células epiteliales escamosas son células que se encuentran por capas y cubren la piel y los revestimientos del esófago y de los vasos sanguíneos. Estas células son planas y muy finas, las cuales forman tejidos en las que no intervienen sustancias intercelulares.

Un detalle sobre los epitelios es que son avasculares, los cuales crecen dentro de una capa subyacente al tejido vascular. Asimismo, epitelio y el tejido conectivo se encuentran separados por la membrana basal, la cual cubre todas las superficies libres del cuerpo.

En el caso de las células epiteliales escamosas, estas son más planas y están presentes en distintas partes de nuestro organismo, como en las capas de la piel, el cuello del útero, los labios y en la boca.

Células germinales

Las células germinales son las precursoras de los gametos (espermatozoides y óvulos). Estas tienen el material genético que se pasará a la siguiente generación.

En el caso de los organismos que tienen una línea germinal establecida, estas células no se originan den la gónada, sino que sus precursoras son las células conocidas como “células germinales primordiales”, las cuales viajan hacia las gónadas, lo que marca el inicio de la gametogénesis.

Al igual que las células somáticas, estas células derivan de las células madre, pero en este caso son las únicas células que pasan por el proceso de la meiosis para después dividirse en gametos.

Células nk

celulas nk

Las células NK, mejor conocidas como Natural Killer o Asesina Natural, son linfocitos muy importantes dentro del sistema inmunológico innato. La función principal de estas células es destruir a todas aquellas células cancerígenas o células que hayan sido infectadas.

Otra función importante que realizan es la regulación de las respuestas inmunitarias. Es importante tener presente que no son fagocitas, ya que destruyen a las células por medio de un ataque a su membrana plasmática, lo que ocasiona la citolisis.

En la actualidad se cree que las células NK tienen la capacidad de detectar a las células diana por medio del glicocálix anómalo, además de que puede reconocer a todas las células infectadas cuando estas pierden la MHC de clase I.

Células plasmáticas

Las células plasmáticas, también conocidas como plasmocitos, son células que forman parte del sistema inmunológico y tienen la función de secretar anticuerpos.

Estas se diferencian de los linfocitos B gracias a que tienen la estimulación de los linfocitos Tfh. Aquí, los macrófagos actúan como células presentadoras de antígenos, encargándose de consumir a los patógenos que se encuentren en el organismo.

Los plasmocitos se incorporan a las células por endocitosis con la ayuda de un receptor. Cuando está adentro, se parte en varios pedazos en el interior de los endosomas luego de fusionarse con lisosomas, lo que produce la liberación de enzimas proteolíticas sobre los patógenos.

Células sexuales

Las células sexuales, también denominadas como gametos femeninos y masculinos, son mejor conocidas como óvulos y espermatozoides, son células que se encuentran dentro de las glándulas sexuales y que tienen la función de unirse durante el proceso de fecundación con el objetivo de realizar la reproducción de los humanos.

Para que se lleva a cabo la reproducción el proceso de fecundación humana necesita de un gameto maduro femenino (ovulo) y un gameto maduro masculino (espermatozoide). Cada gameto es producido por las respectivas gónadas (ovarios o testículos) por medio de un proceso conocido como la gametogénesis.

Dicho proceso implica una reducción en el número de cromosomas, por medio de dos divisiones nucleares (meiosis I y II), por lo que cada gameto lleva en sí sólo la mitad de la información genética de las células.

Células T

celulas t

Las células T forman parte de las células del tipo de los glóbulos blancos, las cuales trabajan en conjunto a los macrófagos, aunque a diferencia de estos las células T sólo pueden detectar y atacar a un tipo de células.

En realidad, las células T son más fuertes que los macrófagos, siendo considerados como una célula especial que se encarga de combatir un tipo de virus que puede estar atacando a nuestro organismo.

Hay dos tipos de células T, las células T asesinas y las células T colaboradoras. Las asesinas son la que se encargan de destruir a las células que han sido infectadas o mutadas, mientras que las colaboradoras son las que se encargan de coordinar dicho ataque.

Células troncales

Las células troncales son conocidas comúnmente como células madre, aunque este último nombre despierta muchas inquietudes y debates, por lo que muchos científicos prefieren simplemente llamarlas células troncales.

La característica principal de estas células es que tienen la capacidad de cultivarse y reproducirse a sí mismas, además de que pueden generar células adultas de distintos tejidos.

Hay tres tipos de células troncales:

  • Totipotentes
  • Pluripotentes
  • Multipotentes

De esta forma, la potencialidad o plasticidad de las células troncales son una característica que destaca la variedad de tipos celulares que estas pueden producir.

Células adiposas

Las células adiposas, también conocidas como lipocitos o adipocitos, son las células que se encargan de la formación del tejido adiposo. Estas representan hasta el 95% del peso celular que forma el tejido graso.

La característica principal de este tipo de células es que almacenan triglicéridos (grasa), mientras que en el caso de los adipocitos que están en el tejido adiposo blanco (que es el más común en los adultos) tienen una gota de grasa que ocupa casi toda la célula.

El adipocito es un derivado del fibroblasto, que tiene la función principal de almacenar lípidos, específicamente triglicéridos y colesterol, utilizándolos como una reserva de energía.

Células blancas

Las células blancas, mejor conocidas como glóbulos blancos, son producidas en la médula ósea y están presentes en los tejidos linfáticos y en la sangre. Estas forman parte del sistema inmunitario del organismo, ayudando a eliminar virus e infecciones.

Entre los distintos tipos de células blancas encontramos los granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos), monocitos y linfocitos (células T y células B).

Células de kupffer

celulass kupffer

Las células Kupffer son macrófagos que se encuentran en el hígado y que conforman las paredes de las sinusoides que sirven al sistema reticoloendoteliial.

Estas células fueron descubiertas 1876 por Karl Wilhelm von Kupffer, las cuales se cree que se originan en el hígado y que se encuentran en los vasos sanguíneos del hígado. Más adelante su investigación reveló que no son originadas en el hígado, sino en la médula ósea.

Son unas células inmunes que sólo se encuentran en el hígado, siendo uno de los tipos de macrófagos, glóbulos blancos, que ayudan al cuerpo a mantenerse libre de infecciones.

Células de Merkel

Las células de Merkel son células de piel que están localizadas en la epidermis. Normalmente son células que están aisladas, en estructuras denominadas “domo táctiles” y en acúmulos. Las funciones de las células de Merkel están relacionadas con la mecanosensación y con la secreción neuroendocrina.

Estas células de Merkel vienen de la cresta neuronal para después llegar a la epidermis palma entre la semana 8 y 12 de la gestación.

Se debe tener en cuenta que son células bastante complicadas de distinguir debido a su citoplasma claro. Suelen verse cerca del estrato basal epidérmico, muy cerca de los folículos.

Células del corazón

Las células del corazón, conocidas como células cardiacas, tienen una serie de características muy similares a las fibras del músculo esquelético. De la misma forma que ocurre con las fibras musculares, las células cardiacas tienen sarcómeros, los cuales están formados por proteínas que tienen un papel muy importante en la contracción muscular: actina y miosina.

La contracción, de la misma forma que ocurre con las fibras musculares esqueléticas, dependen de la presencia de ATP y de calcio. Las células del corazón están ramificadas y son cortas.

 Una característica de estas células es que están unidas unas con otras, comunicándose por medio de poros en la membrana celular.

Células del hígado

celulas del higado

Las células del hígado, mejor conocidas como hepatocito, es la célula propia del hígado y son subunidades poliédricas que están conformados por láminas fenestradas de hepatocitos.

Los hepatocitos producen bilis, la cual se vierte sobre una red de canalículos en láminas de hepatocitos y fluye al lobulillo a los conductillos biliares.

Estas células conforman cerca del 80% de las células que están presentes en el tejido hepático.

Células del sistema inmune

A lo largo de todo este artículo hemos hablado sobre las células que conforman al sistema inmune, pero aquí tienes una lista de las células que se encuentran en el sistema inmunitario:

  • Linfocitos (linfocitos B y linfocitos T)
  • Macrófagos y células T
  • Células dendríticas
  • Leucocitos

El sistema inmune funciona gracias a un esfuerzo coordinado entre todas estas células.

Células del sistema nervioso

En el sistema nervioso podemos encontrar dos tipos de células:

  • Neuronas
  • Células gliales

Las neuronas tienen una relación directa con las funciones del sistema nervioso. Una neurona está compuesta por las dendritas, un soma y el axón. P

Por otro lado, las células gliales son más numerosas y sirven para dar soporte mecánico y aislamiento a las neuronas. Se encargan de mantener la constancia del microambiente neuronal, entre otras funciones.

Células diana

Las células diana son todas aquellas en las que la hormona de una célula puede unirse a su receptor. Es decir, estas células tienen un receptor específico en las que las hormonas tienen la posibilidad de unirse y realizar su función.  

Estas células son vistas como un tipo celular que tiene receptores que sirven para poder interpretar y reconocer los mensajes producidos por las hormonas. Las hormonas son mensajes químicos que son sintetizados por las glándulas y que producen una respuesta especifica.