noviembre 15, 2019
Células gliales1

Células gliales

El sistema nervioso se compone de neuronas y células de soporte no neuronales, las células gliales, que comúnmente se encuentra en proporciones mayores a las neuronas.

Estas células se encuentran entre las neuronas del sistema nervioso y central y epéndimo. Reciben también el nombre de glía o neuroglia, según su derivación del griego se le considera como pegamento nervioso.

Su función principal es estructural, se encarga de dar soporte y mantener unidas a las neuronas.

Funciones de las células gliales

Células gliales

  • Funcionan como un pegamento en el sistema nervioso central, que recubre las cavidades del encéfalo y de la médula espinal, y se encarga de mantener unidas a las neuronas y que se mantengan en un sitio definido.
  • También funcionan como un entramado que regula el paso de nutrientes y sustancias necesarias para el funcionamiento neuronal y la comunicación inter neuronal.
  • Cuenta con la capacidad para eliminar los componentes de neuronas que han terminado con su capacidad útil.
  • Mantienen diferenciadas a las neuronas unas de la otra para que así no sea posible que las señales nerviosas puedan entrar en contacto y así distorsionar el mensaje.
  • Interviene en la potencia de la velocidad a la que viajan los impulsos nerviosos, pues interviene en la formación de la mielina que potencia el viaje saltatorio de los impulsos nervioso aumenta su rapidez.

Tipos de células gliales

De las células gliales es posible diferenciar tres tipos presentes en el sistema nervioso adulto. Se diferencian astrocitos, oligodendrocitos y microglia.

Astrocitos

Los astrocitos son células con forma de estrella (proviene del griego “astron”, que significa estrella), presenta numerosas prolongaciones citoplasmáticas.

Estas pueden estar en contacto con vasos sanguíneos “pies” perivasculares característicos.

Se pueden encontrar tanto en la médula ósea como en el cerebro.

Los astrocitos tiene una función de tipo mecánica de soporte, y a su vez actúan como armazón para la migración de las neuronas que da durante el desarrollo del sistema nervioso.

Además de esto separan a las neuronas y a sus prolongaciones unas de las otras para el correcto funcionamiento de las mismas.

También buscan proporcionar siempre el mejor entorno para las relaciones inter neuronales.

Otra de sus funciones es la de cumplir con un papel de eliminación de neurotransmisores que ya cumplieron su objetivo y han de ser eliminados.

Los astrocitos presentan nexos entre sí, sin embargo no se comunican ni envían señales electrónica, pues carecen de la capacidad de generar potenciales de acción por lo que son incapaces de generar sinapsis.

Oligodendrocitos

Células gliales2

Los oligodendrocitos presentan menos prologaciones y menos nexos que los astrcoitos (el término proviene del griego “oligos” que significa pocos). Este tipo de célula glial se encarga específicamente del sostén de las prolongaciones neuronales.

Esto indica que da soporte a los axones y favorece a la formación de mielina. La mielina por otra parte es una sustancia que recubre a los axones manteniéndolos aislados y que de esta manera evita que exista una mezcla de señales entre neuronas.

La mielina también es responsable de potenciar la velocidad con la que se transmiten los impulsos nerviosos, aumento la posibilidad de los viajes saltatorios de los impulsos.

Debido a que se encargan de formar la mielina en el sistema nervioso central se consideran homólogos de las células de Schawnn que se encuentran en la perifera.

Se diferencian dos tipos de oligodendrocitos, los oligodendrocitos satélite que encuentran en la sustancia blanca y los oligodendrocitos interfasciculares que se encuentra comúnmente en la sustancia blanca.

Microglia

Son células de pequeño tamaño, con núcleo reducido y oscuro, que presentan prolongaciones bastante finas. Su ubicación es por todo el sistema nervioso central encontrándose en proporción más numerosa en la sustancia gris.

Tienen funciones fagociticas eliminado desechos neuronales y da protección al cerebro ante elementos extraños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *