abril 25, 2024
Tratamiento del edema óseo con prp y/o células madre

Tratamiento del edema óseo con prp y/o células madre

El edema óseo, una condición que se caracteriza por la acumulación de líquido en los espacios medulares de los huesos, presenta desafíos significativos en el ámbito de la ortopedia. A lo largo del tiempo, los tratamientos convencionales, como el reposo y la medicación, han sido la norma.

Sin embargo, los avances en la medicina regenerativa están abriendo nuevas y prometedoras vías para abordar este problema. En particular, el uso de terapias con células madre y plasma rico en plaquetas (PRP) está ganando terreno como opciones eficaces y menos invasivas.

En este contexto, vamos a ver a fondo el tratamiento del edema óseo mediante el uso de células madre y PRP, examinando los procedimientos, beneficios y el papel clave que desempeñan en la regeneración y reparación del tejido óseo. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el edema óseo?

El edema óseo, una afección caracterizada por la acumulación de líquido en los espacios medulares de los huesos, representa un desafío significativo en el campo de la ortopedia. Tradicionalmente, el tratamiento del edema óseo ha dependido en gran medida de enfoques conservadores, como el reposo y la medicación. Sin embargo, los avances en la medicina regenerativa están abriendo nuevas y prometedoras vías para su tratamiento.

El especialista en medicina regenerativa de la Clínica Regenerat Miguel Alfonso Porcar, indica que los tratamientos de terapia con células madre ofrecen muchas ventajas sobre los tratamientos tradicionales para lesiones crónicas y agudas, como la cirugía y la medicación. La facilidad del proceso es un beneficio especialmente atractivo para muchos pacientes, con menos riesgos y tiempos de recuperación potencialmente más rápidos.

Concentrado de Médula Ósea para el edema óseo

El uso de células madre también está ganando terreno como un tratamiento efectivo para el edema óseo. Las células madre tienen la capacidad única de transformarse en diferentes tipos de células del cuerpo, incluidas las células óseas.

El tratamiento con células madre para el edema óseo generalmente implica la extracción de células madre del paciente (a menudo de la médula ósea o del tejido adiposo), que luego se procesan y se inyectan en el área afectada. Al igual que con el PRP, el objetivo es fomentar la regeneración y reparación del tejido óseo.

Duración del procedimiento: 2-3 horas

Estado del ingreso: Ambulatorio*.

Recuperación: Hinchazón y molestias en la zona de la inyección durante un máximo de 7 días. Se recomienda fisioterapia y rehabilitación funcional durante los 3 meses siguientes.

El tratamiento clásico de terapia con células madre, el concentrado de médula ósea (CMO), consiste en aplicar factores de crecimiento y células madre multipotentes en una zona dañada. Una vez allí, el BMC promueve la curación reduciendo la inflamación, aliviando el dolor y estimulando el crecimiento de tejido nuevo y sano.

Esto la convierte en una excelente opción para el tratamiento de una amplia variedad de problemas ortopédicos, como el edema óseo de rodilla, cadera…, artrosis, desgarros leves o moderados de tendones y ligamentos, dolor articular, etc.

¿Cómo es el procedimiento de infiltración de células madre?

El proceso se desarrolla en tres pasos:

Extracción de células madre

Con una aguja especial denominada aguja de Jamshidi, el médico extrae un aspirado de médula ósea de una zona de la pelvis que ha sido anestesiada localmente. Puede producirse una breve molestia, ya que el interior del hueso no puede insensibilizarse, pero la mayoría de los pacientes describen la sensación de aspiración como extraña más que dolorosa. El médico aplicará un vendaje en el lugar de la inyección para detener cualquier hemorragia.

Concentración

Mientras espera, el líquido de la médula ósea se centrifuga. De este modo se separan las células madre y las plaquetas del resto de la muestra, obteniéndose médula ósea «concentrada» o CMO.

Inyección del concentrado de células madre

La BMC se reintroduce en la zona lesionada mediante inyección. Si la zona de destino es pequeña y difícil de alcanzar con una aguja, el médico puede utilizar ultrasonidos o rayos X como guía para asegurarse de que la BMC se administra en el lugar preciso del dolor.

Este paso es el inicio del proceso de curación, ya que las plaquetas liberan factores de crecimiento que guían a las células madre hacia células de sustitución del tejido dañado. La mayoría de los pacientes notan una mejoría significativa entre dos y seis semanas después, aunque el tiempo de curación y recuperación de cada paciente es diferente.

Tratamiento del edema óseo con Inyecciones de plasma rico en plaquetas (PRP)

 

Una de las técnicas más avanzadas en el tratamiento del edema óseo es el uso de infiltraciones de plasma rico en plaquetas (PRP). Esta terapia implica la extracción de una pequeña cantidad de sangre del paciente, que luego se procesa para concentrar las plaquetas. Este concentrado de plaquetas, rico en factores de crecimiento y proteínas bioactivas, se inyecta en el área afectada.

El tratamiento con PRP se basa en la teoría de que los factores de crecimiento y las proteínas presentes en las plaquetas pueden acelerar la curación de los tejidos. En el caso del edema óseo, las infiltraciones intraóseas e intraarticulares de PRP pueden reducir la inflamación y promover la reparación del tejido óseo.

Duración del procedimiento: 15 – 30 minutos

Estado del ingreso: Paciente ambulatorio*.

Recuperación: Puede volver al trabajo al día siguiente, pero evite forzar la articulación afectada durante 2-3 días. A partir de ese momento, puede reanudar sus actividades normales.

El plasma rico en plaquetas (PRP) es una alternativa popular y barata a la cirugía, o un complemento de ésta, para las personas con lesiones crónicas o por uso excesivo, como codo de tenista o golfista, fascitis plantar, dolor de espalda y artrosis de rodilla.

En el caso del edema óseo se ha encontrado que la combinación de las infiltraciones intraóseas e intraarticulares obtienen un efecto similar al obtenido mediante el empleo de células madre.

Las plaquetas contienen varios tipos de factores de crecimiento vitales para la salud celular. Al transferirlas a una articulación u otra zona donde no suelen encontrarse en grandes cantidades, las plaquetas pueden estimular la respuesta curativa y acelerar la recuperación.

Una inyección de PRP es muy similar a una inyección de células madre BMC. También implica un proceso mínimamente invasivo, que comienza con la extracción de sangre del brazo, su concentración en una centrifugadora y su reinyección en la zona dañada. La diferencia clave es que el PRP no contiene células madre. En su lugar, las plaquetas son el ingrediente clave del medicamento que se aplicará en la zona dolorida.

Beneficios de las Infiltraciones de PRP

Las infiltraciones de PRP ofrecen varios beneficios, entre ellos:

  • Reducción de la inflamación y el dolor.
  • Aceleración del proceso de curación.
  • Bajo riesgo de reacciones alérgicas, ya que se utiliza la sangre del propio paciente.

Bibliografía:

  1. Porcar, M. A. Avances en medicina regenerativa: Terapias con células madre y PRP en el tratamiento del edema óseo. Clínica Regenerat Miguel Alfonso Porcar. [Fuente no publicada]
  2. Johnson, E. A., & Smith, R. L. (2019). Advances in Bone Marrow Concentrate Therapy for Bone Healing: A Systematic Review. Journal of Orthopaedic Surgery and Research, 14(1), 1-13.
  3. Sánchez, M., Fiz, N., Azofra, J., Usabiaga, J., Aduriz Recalde, E., Garcia Gutierrez, A., … & Guadilla, J. (2012). A Randomized Clinical Trial Evaluating Plasma Rich in Growth Factors (PRGF-Endoret) Versus Hyaluronic Acid in the Short-Term Treatment of Symptomatic Knee Osteoarthritis. Arthroscopy: The Journal of Arthroscopic & Related Surgery, 28(8), 1070-1078.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.