noviembre 15, 2019
Células mioepiteliales

Células mioepiteliales

Conocemos como células mioepiteliales a aquellas que se encuentran en localizadas en la base del complejo areola-pezón de la mama. Es en este punto donde podemos encontrar a estas células tan particulares.

¿Qué son las células mioepiteliales?

Como mencionamos las células mioepiteliales, son aquellas que están ubicadas en la base del complejo areola-pezón de la mama. Siendo estas células estrictamente epiteliales en cuanto a su origen.

Son un tipo de célula que permite o provoca la salida de la leche almacenada en los alvéolos y posteriormente es expulsada a través de los conductos galactóforos. Se trate de un tipo de células con una gran cantidad de funciones, ya que también son capaces de moverse a la manera de las fibras musculares.

Hay que mencionar que estas células también se pueden encontrar en las unidades secretoras de algunas glándulas, teniendo como función contráctil permitir facilitar el proceso de secreción.

¿Qué son las células epiteliales?

Qué son las células epiteliales

Como mencionamos antes las células mioepiteliales, son estrictamente epiteliales pero que quiere decir esto ¿Qué son las células epiteliales? Cuando hacemos referencia a unas células de este tipo hablamos de unas células que recubren las superficies internas y externas del cuerpo. Pudiendo éstas estar ordenadas en cilindros o en hileras paralelas o carecer de ordenación.

Las misma pueden variar en tamaño, forma y estadio de degeneraciones, por lo general se piensan que las células que aparecen hileras paralelas provienen del mismo segmento tubular. Sin embargo aquellas que son tienen una ordenación, se piensa que provienen de diferentes porciones del túbulo.

Hay que tener en cuenta que las células epiteliales tienen vellos mínimos, que llevan el nombre de silos, sirviendo para eliminar sustancias extrañas. Estas son células que se pueden encontrar en una gran cantidad de lugares, por ejemplo aquellas que revisten la piel, boca, nariz y el canal auditivo derivan del ectodermo.

Siendo estas últimas las que revisten el sistema respiratorio. Así como el sistema digestivo derivan del endodermo, mientras que aquellas que están en el sistema cardiovascular y sistema linfático son del tipo mesodermo.

Estas son células que se encuentran en casi todas las superficies del organismo, ya que como mencionamos están desde la epidermis, hasta las grandes vías y cavidades del cuerpo. Sus funciones son muy variadas, y van desde la secreción, protección y transporte.

Si tenemos en cuenta lo mencionado con relación a sus funciones, estas se pueden dividir dependiendo de dónde se encuentra. Al estar en el exterior, estas tienen el objetivo de proteger al organismo, bien sea por la entrada de microorganismo o antes la pérdida de agua por evaporaciones.

Por otro lado si se encuentra en la parte interna, este tiene funciones como la absorción, secreción o el transporte. Aunque también podemos encontrar algunas que sirven únicamente como barrera.

¿Para qué funcionan las células mioepiteliales?

Para qué funcionan las células mioepiteliales

En uso de las células mioepiteliales son muy variadas, por ejemplo tienen la capacidad de moverse a la manera de las fibras musculares, pero también pueden lograr o provocar la salida de leche que se encuentra almacenada en los alvéolos y que es expulsada por medio de los conductos galactóforos.

De igual forma estas células pueden llegar a provocar la erección del pezón, por medio de estímulos como la succión, roce, tacto y también el frío. Las mismas poseen un núcleo irregular, citoplasma estrellado y se pueden encontrar adyacentes a la membrana basal.

Aparte de todo lo mencionado estas son células que tienen otras funciones, de hecho la que podríamos decir que es su función principal es ordenar la sección secretora. De tal modo que se contraen y producen acumulo de esta porción secretora, la cual provoca expulsión del producto de secreción.

Células mioepiteliales; Anatomía de la mama

Antes mencionamos que las células mioepiteliales, se encuentran en el área areola-pezón, la cual cómo podemos imaginar por todo lo señalado se encuentran ubicadas en los senos, o en otro términos compone la anatomía de la mama.

Para comenzar tenemos que las mamas están formadas principalmente por un tejido adiposo, es decir grasa y por la glándula mamaria. Mientras pasan los ciclos hormonales y en el embarazo, el tejido predominante es el glandular, pero cuando la mujer llega a la menopausia la glándula se atrofia y el volumen de la mama depende básicamente del tejido adiposo.

Debemos tener en cuenta que el tejido adiposo es uno de los que más se ve afectado con las oscilaciones del peso, de hecho son los primeros tejidos que disminuyen de tamaño cuando se adelgaza y cuando se aumenta de peso estos crecen.

Pasando a lo que sería el complejo areola-pezón o (CAP) lugar donde se encuentran las células mioepiteliales, este es el que se encuentra entre la cuarta y quinta costilla en mamas no potásicas (no caídas), estando lateral a la línea medioclavicular. Hay que mencionar que la distancia ideal entre el pezón y la horquilla esternal es de uno de 19 a 21 cm. Sin embargo esta suele variar dependiendo de cuál sea la constitución de la mujer.

A todo esto debemos hablar de las glándulas mamarias, las cuales tiene como elementos primarios a los alvéolos. Estos últimos son estructuras tubulares huecas de unos cuantos milímetros de longitud, y representan el 90% de la estructura del seno.

Los alvéolos se encuentran recubiertos por células epiteliales y están rodeados por células mioepiteliales, siendo estos elementos de las glándulas mamarias los que se reúnen formando grupos llamados lóbulos. Hay que mencionar que cada uno de estos lóbulos tiene un ducto lactífero que se drena en los orificios del pezón.

En este caso las células mioepiteliales que pueden contraerse de una forma similar a los musculares, es donde la leche es impelida desde los alvéolos. Esto se hace por medio de los ductos lactíferos, hacia el pezón.

Al llegar al pezón es donde se almacena los engrosamientos (senos) de los ductos. Cuando la cría comienza a succionar se inicia un proceso que se conoce como “reflejo hormonal de relajación” y la leche se segrega, por lo que no se aspira desde la glándula a la boca del bebé. Tal como podemos ver estas células, como mencionamos antes tiene la función de facilitar la secreción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *